Antes de llevar un cachorro a nuestra casa deberíamos tener en cuenta.....

.....que nuestro nuevo amigo requiere unos cuidados y atenciones que pondrán a prueba, en más de una ocasión, nuestro sentido de la responsabilidad. Por ello, no estaría mal responder a una serie de cuestiones previas para verificar el grado real de nuestra elección.
No hay que olvidar que a parte de cariño, nuestro perro va a requerir una importante económica que no se acaba cuando desembolsamos en su compra. Sólo durante el primer año de vida tendremos que llevarle periódicamente al veterinario y cuidar con cuidado; y sin recortes su alimentación de cachorro.
Les proponemos este test para evitar desengaños y, sobre todo, un mal muy extendido como es el abandono sistemático de animales.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Por qué voy a comprar un perro?

En ningún caso la respuesta debería de estar enfocada a que el perro se convierta en un juguete o un atractivo regalo para alguien. Un perro es un ser vivo que necesita que su dueño dé sentido a su existencia; requerirá cariño, ejercicio y atenciones como uno más de la familia.


WB01339_.gif (896 bytes) ¿Conozco lo que es "soportar a un cachorro?

Los cachorros son irresistibles pero, en muchas ocasiones, también insufribles.
Al llegar a casa ese peluche adorable que compramos se convierte en una máquina de hacer pises, morder muebles y llorar por las noches. Por eso, hay que prever y acondicionar un espacio adecuado que delimite su campo de acción. Inestimable ayuda la que ofrecen las cajas de viaje para controlar a la fiera. Normalmente, los cachorros no hacen sus necesidades dentro de la caja y, pasado el trago inicial, suelen quedarse tranquilos porque se sienten protegidos.
Las mencionadas cajas de viaje son un poco caras, pero se rentabilizan al evitar el destrozo del mobiliario y darnos tranquilidad al tenerlo controlado.
Todos preparados porque en cuanto se abra la puerta de la caja nuestro cachorro no contendrá por más tiempo las ganas de hacer sus cosas.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Estoy dispuesto a desembolsar el dinero necesario para su correcta manutención?

Comida, veterinario, peluquería, accesorios..... una larga lista de gastos con los que hay que contar porque pueden resultar bastante gravosos para nuestra economía.
En sus primeros meses de vida es importante darle un pienso adecuado en cantidad y calorías. Esos piensos de cachorro son los más caros.
Además, nuestro perro necesita su DNI; la colocación de un microchip que le identifique no sólo a él sino también a su dueño. El coste de esta operación es de unas 5.000 pesetas.
Las vacunas de parvovirus, trivalente, coronavirus y la de la rabia nos van a costar un mínimo de 3.000 pesetas por cada dosis.
Tampoco hay que olvidar que los honorarios del veterinario rondan las 2.500 pesetas por consulta.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Tengo suficiente espacio en mi casa para una perfecta convivencia?

Las casas modernas no se caracterizan por sus grandes dimensiones; si los metros cuadrados escasean no sería aconsejable elegir un nuevo habitante que nos haga andar de perfil por el pasillo o sacarlo a la escalera para no agobiarnos.
Existen razas de todos los tamaños y , en este caso, no hay como saber elegir entre los más pequeños.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Tendré tiempo y ganas suficientes, en los próximos años, para sacarlo al menos tres veces al día?

Hace frío, llueve... pero nuestro perro necesita seguir su ritmo de salidas.
Deberemos plantearnos si nuestros horarios y modo de vida son compatibles con la disciplinada vejiga de nuestra mascota.
No estaría de más establecer turnos de responsabilidad entre los componentes de la familia, asumiendo que un niño siempre promete pero, al final, es el adulto el que cargará con la obligación.
Seamos positivos, el paseo no sólo es bueno para el perro también hace que movamos articulaciones y conozcamos a otras personas igual de responsables que nosotros.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿La raza que quiero encaja con la forma de ser de mi familia?

Esta decisión es de las más delicadas y, en muchas ocasiones, causa de graves errores.
Jamás a la hora de elegir la raza nos dejaremos llevar por la moda, el cine o la publicidad. Hay que ser consciente del trato que se le va a dar al perro, con quién va a convivir éste y el papel que queremos que desempeñe.
Hay razas para todos los gustos, cada una tiene su carácter y el acierto estriba en elegir la que se adecúe a nuestra manera de ser y vivir.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Mi vecindario es amigo de los animales?

Muchos de los problemas vienen de las personas que viven cerca de las casas donde hay perros.
Lo que para el propietario es un "ladridito de alegría para su vecino se convierte en una pesadilla que le martillea el tímpano. Diferentes apreciaciones que pueden desencadenar, en el mejor de los casos, una mala cara o una amonestación por parte del agraviado.
Hay que saber ponderar ambas posturas y aprender a respetar que no a todo el mundo le agraden los ladridos o los olfateos de nuestro animal.
Una vez salgamos de casa, imprescindible llevarlo siempre con correa y si su tamaño o aspecto impone, habrá que recurrir al bozal.
Tampoco se nos olviden las bolsitas para recoger los excrementos que a nadie gusta llevarse puesto en la suela del zapato.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿Tengo zonas cercanas a casa donde pasear con mi perro y donde pueda desfogarse?

Nuestro perro necesita quemar calorías todos los días, desarrollar su musculatura y sus relaciones con otros perros.
No es suficiente la vuelta a la manzana, así que habrá que considerar que si no tenemos cerca un sitio donde pueda correr habrá que desplazarse hasta
encontrarlo.

WB01339_.gif (896 bytes) ¿He previsto qué hacer con mi perro cuando lleguen las vacaciones?

Llegan las vacaciones y se nos plantea un nuevo problema: no hay sitio para nuestro perro. Estas fechas son críticas porque muchas familias optan por abandonar a sus mascotas antes que asumir el coste de una residencia o haber previsto este inconveniente.
Hay que asumir que si no podemos llevarlo con nosotros habrá que dejarlo en una buena residencia en la que hagan lo más agradable posible su estancia y nuestra ausencia.

WB01339_.gif (896 bytes) En fin, ¿estoy convencido de que aún quiero comprar un perro?

Si después de toda esta batería de inconvenientes, sigue usted queriendo un perro, ¡enhorabuena!.
Este acto de responsabilidad va a ser recompensado con una maravillosa relación que superará, con creces, todos sus desvelos.
Su perro se convertirá en el más desinteresado de sus amigos.