REFRANES - C

 Te ofrecemos la más completa colección de refranes ordenados de forma alfabética:

A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M

N-Ñ-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z

Caballero en buen caballo; en ruin, ni bueno ni malo.

Caballito de cartón, ni andante, ni galopante, ni trotón.

Caballo de regalo, tenlo por bueno aunque sea malo.

Caballo ajeno, ni come ni se cansa.

Caballo alquilado, nunca cansado.

Caballo bonito, corto y gordito.

Caballo corredor, no ha menester espuela.

Caballo corredor, pronto se cansa.

Caballo de muchos amos, siempre muere de gusanos.

Caballo hermoso, de potro sarnoso.

Caballo mosquiao, primero muerto que cansao.

Caballo que alcanza, pasar querría.

Caballo que con tres años ve a una yegua y no relincha, o no le gusta la yegua o tiene prieta la cincha.

Caballo que ha de ir a la guerra, ni le come el lobo, ni le aborta la yegua.

Caballo que no sale del establo, siempre relincha.

Caballo que vuela, no necesita espuela.

Cabello luengo y corto seso.

Cabellos y cantar, no es buen ajuar.   

Cabeza calva, peinada antes del alba.

Cabeza grande, poco seso y mucho aire.

Cabeza loca no quiere toca.

Cabezas grandes, talento chico.

Cabra coja no quiere siesta, y si la tiene caro le cuesta.

Cacarear y no poner huevos no es nada bueno.

Cada abeja vive en su colmena y no se mete en la ajena.

Cada altar tiene su cruz.

Cada bota huele al vino que tiene.

Cada campana suena según el metal del que está hecha.

Cada cual echa sus cuentas, y unas veces falta y otras acierta.

Cada cual en su casa y Dios en la de todos.

Cada cual huele al vino que tiene.

Cada cual hable de aquello que sabe, y de lo demás que calle.

Cada cual es dueño de su miedo.

Cada cuba huele al vino que lleva.

Cada día es maestro del anterior y discípulo del siguiente.

Cada día gallina, amarga la cocina.

Cada día que amanece el número de tontos crece.

Cada día un grano pon, y harás un montón.

Cada deuda, por pequeña que sea, es el anillo de un grillete.

              Cada gorrión tiene su corazón.

Cada hijo de vecino tiene sus hechos por padrino.

Cada hombre cuerdo lleva un loco dentro.

 Cada hombre lleva un loco dentro, y cada mujer un ciento.

 Cada loco con su tema.

 Cada maestrillo tiene su librillo.

    Cada mochuelo, a su olivo.

    Cada moneda tiene dos caras.

    Cada ollero alaba su puchero.

    Cada oveja con su pareja.

    Cada persona es dueña de su silencio y esclavo de su palabra.

    Cada quien, con su cada cual.

    Cada quien puede hacer de su culo un candelero.

    Cada uno como pueda se explique, y se rasque donde le pique.

    Cada uno cuenta de la feria como le va el ella.

    Cada uno decía del amor que tenía.

    Cada uno en su negocio sabe más que el otro.

    Cada uno halla horma de su zapato.

    Cada uno lleva la lengua al lado donde le duele la muela.

    Cada uno puede hacer de su capa un sayo.

    Cada uno sabe donde le aprieta el zapato.

    Cada uno tiene su modo de matar pulgas.

    Cada uno va a su avío, y yo, al mío.

    Cae más pronto un mentiroso que un cojo.

    Caer para levantarse, no es caer.

    Caerle como pedrada en ojo tuerto.

    Caga el cura, caga el Papa, y de cagar, nadie se escapa.

    Caja abierta y culo a besar, a nadie se le puede negar.

    Caldo de gallina, a los muertos resucita.

    Caldo de gallina y precaución no hicieron jamás daño a hombre ni varón.

    Calores, dolores y amores, matan a los hombres.

    Calumnia, que algo queda.

    Calva buena, luna llena.   

    Calla, haz, y con la tuya te saldrás.

    Callar y callemos, que los dos porque callar tenemos.

    Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

    Cambiar de opinión es de sabios.

    Camina como viejo y llegarás como joven.

    Camino amplio y llano, camino no inaugurado.

    Camino comenzado, medio andado.

    Canas y dientes, son accidentes; arrastrar los pies, eso sí es vejez.

    Canta zurrón, canta, si no, darte he una puñada

    Cantando y cantando, las penas se van aliviando.

    Cantó al alba la perdiz, más le valiera morir.

    Cara a cara vergüenza se cata.

    Cara de beato y uñas de gato.

    Cara sin dientes, hace a los muertos vivientes.

    Caracoles de abril para mi, los de mayo para mi hermano y los de junio para ninguno.

    Carajadas de San Lucas, pendejadas de San Juan.

    Caranga resucitada pica muy duro.

    Caras vemos, corazones no sabemos.

    Carga la nao trasera si quieres que ande a la vela.

    Cargos son cargas; las menos, dulces, las más amargas.

    Caridad y amor, no tocan tambor.

    Carne a carne, amor se hace.

    Caro me lo dan y caro lo vendo.

    Carretera que bien empieza, con baches acaba.

    Cartera y reloj, el sueño del ladrón.

    Casa con dos puertas, mala es de guardar.

    Casa en la que vivas, viña de la que bebas y tierras cuantas veas y puedas.

    Casa en plaza, los quicios tienen de plata.

    Casa hecha y mujer por hacer.

    Casa hecha, sepultura abierta.

    Casa mal avenida, presto es vendida.

    Casa sin moradores, nido de ratones.

    Casa sin mujer y barco sin timón, lo mismo son.

    Casa sin mujer, de casa no tiene nada.

    Casa vieja todo es goteras.

    Casamiento y mortaja del cielo bajan.

    Castigo de uno, escarmiento de muchos.

    Castillos muy altos vienen de repente al suelo.

    Cayendo el muerto y soltando el llanto.

    Cazador absoluto, buenas piernas y pocos cartuchos.

    Cazador que tira y no persigue, poco o nada persigue.

    Cerca está de saber vencer quien bien sabe pelear.

    Cerdo que no madruga, no come caca caliente.

    Cielo aborregado, suelo mojado.

    Cielo de lanas, si no llueve hoy, lloverá mañana.

    Cielo empedrado, viento o suelo mojado.

    Cien ratones a un gato, le dan un mal rato

    Cien refranes, cien verdades.

    Coces de garañón, para la yegua cariños son-

    Coces de yegua, amor es para el rocín.

    Cochino que tuerce la cola, no pone huevos.

    Codicia mala, el saco rompe.

    Cojo con miedo, corre ligero.

    Colarse de rondón, es menospreciar a ala reunión

    Comamos lo tuyo, bueno y santo, que de lo mío no tengo hambre.

    Comamos y amemos, y no nos engañemos.

    Comamos y bebamos que mañana moriremos,

    Comamos y triunfemos, que de esto ganaremos.

    Come a gusto y placentero, y que ayune tu heredero.

    Come con él, y guárdate de él.

    Come el gato lo que no se halla a buen recaudo.

    Come niño, y crecerás; bebe, viejo, y vivirás.

    Come poco y cena más, duerme en alto y vivirás.

    Come poco y cena temprano, si quieres llegar a anciano.

    Come, que de lo yuyo comes.

    Comer a dos carrillos, como monja boba.

    Comer con fuerza y mascar con ganas, que lo que no se hiciere hoy, ahí estará mañana.

    Comer sin apetito, hace daño y es delito.

    Cómicos y abogados, lo mismo nacen de moros que de cristianos.

    Comida fría y bebida caliente, no hacen buen vientre.

    Comida hecha, compañía deshecha.

    Comida que escasea, bien se saborea.

    Como el asno, tocaste la flauta por casualidad.

    Como el maestro "ciruela" que no sabe leer y pone escuela.

    Como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

    Como éramos pocos, parió la abuela.

    Como canta el abad, responde el sacristán.

    Como estará el infierno para que el diablo dé limosna.

    Como haces tu cama, así la encuentras.

    Como la moza del abad, que no cuece y tiene pan.

    Como la noche al día, el pesar a la alegría.

    Como la recién casada: con ganas de todo y ganas de nada.

    Como que se murió si me debía.

    Como quien no quiere la cosa, y la cosa queriendo.

    Compañía de dos, mi perro y yo.

    Compañía, ni con la cobija.

    Compañía no engañosa, yo y mi sombra.

    Compra caro y vende barato, y harás un buen trato.

    Compra con tu dinero, y no con el ajeno.

    Compra de quien heredó, no compres de quien compró.

    Compra de quien heredó, y nunca al que lo sudó.

    Compra lo que no te hace falta, y no tendrás lo que te haga falta.

    Cómprale al productor y comprarás barato y mejor.

    Comprar al pobre, vender al rico.

    Comprar y luego pagar, provecho y honra ganarás.

    Comprar y vender, buen camino para enriquecer.

    Compuesta, no hay mujer fea.

    Con agua pasada, no muele el molino.

    Con aire solano, no hay toro bravo.

    Con amigos de esa clase, ¿para qué quiero enemigos?

    Con ayuda del vecino, mató mi padre un cochino.

    Con bondad se adquiere autoridad.

    Con buena gente, trataré yo; con gentuza, no.

    Con cuatro que obedezcan, uno que mande.

    Con el buen sol, saca los cuernos el caracol.

    Con el callar, vencerás.

    Con el ingrato, no tengas trato.

    Con el médico olvidón, enfermos a montón.

    Con el tiempo y la paciencia se adquiere la conciencia.

    Confianza en Dios, y poquita, decía una viejita.

    Con la cruz en el pecho, pero el diablo en los hechos.

    Con la mujer y el dinero, no te burles, compañero.

    Con la tripa vacía, no hay alegría.

    Con la vara que midas, serás medido.

    Con ladrones y gatos, pocos tratos.

    Con las glorias se olvidan las memorias.

    Con los años viene el seso.

    Con los años viene el seso, y se va el sexo.

    Con los descuidados, medran los abogados.

    Con pañuelo de seda vas a la arada: señal de tener mucho o no tener nada.

    Con paciencia y con maña, un elefante se comió una araña.

    Con pan y vino, se anda el camino.

    Con queso, pan y vino, se anda mejor el camino.

    Con quien te vi, te comparé.

    Con salud y dinero, hago cuanto quiero.

    Con tal de que se vaya, aunque le vaya bien.

    Con un carro y un borrico, el hombre se hace rico.

    Con un fraile no puede nadie; con dos, ni Dios: con una comunidad, ni la Santísima Trinidad.

    Con una madrastra, al hombre le basta.

    Con una rueda, no anda una carreta.

    Conciencia ancha, la bolsa ensancha.

    Confesión espontánea, indulgencia plena.

    Confesión obligada, no vale nada.

    Confianza sin tasa empobrecerá tu casa.

    Conforme ven el traje, tratan al paje.

    Consejo es de sabios perdonar injurias y olvidar agravios.

    Consejo no pedido, consejo mal oído.

    Consejos vendo, y para mí no tengo.

    Contigo me entierren, que me entiendes.

    Contigo, pan y cebolla.

    Contra el amor es remedio poner mucha tierra en medio.

    Contra el feo vicio de pedir, existe la noble virtud de no dar.

    Contra la fortuna, no hay arte alguna.

    Contra lo malo aprendido, el remedio es el olvido.

    Corazón codicioso, no tiene reposo.

    Cortesía de palabra, o conquista o empalaga.

    Cortesía de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero.

    Cortesía y buen hablar, cien puertas nos abrirán.

    Coser y cantar, todo es empezar.

    Costumbre hace la ley.

    Costumbre mala, desterrarla.

    Costurera sin dedal, hace poco y lo hace mal.

    Cree el fraile que todos son de su aire.

    Cree en Dios, pero amarra los camellos

    Cree el ladrón que todos son de su condición.

    Cría buena fama y échate a dormir.

    Cría cuervos y te sacarán los ojos.

    Cría cuervos y tendrás más.

    Criada chafardera, nunca termina su tarea.

    Criada trabajadora, hace perezosa a su señora.

    Criados, enemigos pagados.

    Criticar es más fácil que imitar.

    Cruz y raya, para que me vaya.

    Cual andamos, tal medramos.

    Cual el año, tal el jarro.

    Cual el derrotero, tal el paradero.

    Cual el tiempo, tal el tiento.

    Cual es el rey, tal es la ley.

    Cual seso tuve, tal cabeza traigo.

    Cuando agua venga antes que viento, prepara el aparejo a tiempo.

    Cuando aquí nieva, que hará en la sierra.

    Cuando dos pleitean, un tercero se aprovecha.

    Cuando dos se quieren bien, con uno que coma basta.

    Cuando dude, no saludes.

    Cuando el abad está contento, lo está todo el convento.

    Cuando el abad lame el cuchillo, malo para el monaguillo.

    Cuando el camino es corto, hasta los burros llegan.

    Cuando el cura se va a peces, donde se irán los feligreses.

    Cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo.

    Cuando el dinero habla, todos callan.

    Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.

    Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo.

    Cuando el pastor pierde la oveja, paga con la pelleja.

    Cuando el río suena, agua lleva.

    Cuando el sol se pone rojo, es que tiene lluvia en el ojo.

    Cuando el tabernero vende la bota, o sabe a pez o está rota.

    Cuando el tonto va, ya de vuelta el listo está.

    Cuando el vil se enriquece, no conoce hermano ni pariente.

    Cuando el villano es rico, no tiene pariente ni amigo.

    Cuando hago la escobada, nadie entra en mi morada.

    Cuando la fuerza manda, la ley calla.

    Cuando la mula ríe, el asno llora.

    Cuando la rana críe pelo, serán los cojos buenos.

    Cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

    Cuando los ciegos guían, !Hay de los que van detrás!

    Cuando los santos hablan, licencia de Dios tienen.

    Cuando críe a los cuarenta, deja de hacer las cuentas.

   

    Cuando menguare la luna, no siembres cosa alguna.

    Cuando menos se piensa, salta la liebre.

    Cuando no hay calor en el nido, lo busca afuera el marido.

    Cuando no hay lomo, tocino como.

    Cuando no seas preguntado, estáte callado.

    Cuando no sepas que hacer, un refrán te lo puede resolver.

    Cuando no se puede segar, se espiga.

    Cuando pase la ocasión, ásela por el mechón.

    Cuando pases por la tierra de los tuertos, cierra un ojo.

    Cuando promete un hombre honrado, queda obligado.

    Cuando quiera ausentarse tu enemigo, quítale estorbos del camino.

    Cuando salta la liebre, no hay galgo cojo.

    Cuando se pelean las comadres, salen a relucir las verdades.

    Cuando se pierde el honor, va todo de mal en peor.

    Cuando se vuelven las tornas, medio mundo se trastorna.

    Cuando suena la almirez, las doce están al caer.

    Cuando te convida el tabernero, te convida con tu dinero.

    Cuando te sientes a comer, los codos en la mesa no has de poner.

    Cuando te sople bien el viento, aprovéchalo.

    Cuando te vendan compra, y cuando te compren vende.

    Cuando tú vas, yo vuelvo.

    Cuando un ruin se va, dos vienen en su lugar.

    Cuando un tonto coge una verea, ni la verea deja al tonto ni el tonto deja la verea.

    Cuando un tonto se agarra a una reja, o la arranca o no la deja.

    Cuando una mujer te pida que te tires por un tajo, pídele a Dios que sea bajo

    Cuando uno no quiere, dos no barajan.

    Cuando veas un zapato roto, no andará muy lejos el otro.

    Cuando vivía, !que ya se muera!; cuando murió,!qué bueno era!

     Cuanto mayor es la fortuna, tanto es menos segura.

    Cuanto más alto se sube, más grande es la caída.

    Cuanto más escarba la gallina, más tierra se echa encima.

    Cuanto más grande la cabeza, más grande la jaqueca.

    Cuanto más haces, menos mereces.

    Cuanto más se tiene, más se quiere.

    Cuanto más vieja, más pelleja.

    Cuanto mayor es la fortuna, es menos segura.

    Cuarentón y solterón, !qué suerte tienes, ladrón!

    Cuenta el milagro, pero no digas el santo.

    Cuenta errada, sea enmendada.

    Cuentas claras, las amistades alargan.

    Cuernos que no ves, corazón que no siente.

    Cuerpo en la cama, sino duerme, descansa.

   Cuervo con cuervo, no se quitan los ojos.

    Cuesta arriba o cuesta abajo, echa siempre por el atajo.

    Cuidado, que antes de ser cura fui monaguillo.

    Culo de mal asiento, no acaba cosa ninguna y emprende ciento.

    Culpa no tiene quien hace lo que debe.

    Cuñada y suegra, ni de barro buenas.

    Cura flaco y marido barrigón, ninguno cumple su función.

    Chanzas y danzas, no llenan panza, tajada buena si la llena.

    Charlar y no hacer, cacarear la gallina y no poner.

    Chatunguilla, desenvuelta y graciosilla.

    Chico exceso es dar a una moza un beso, si queda en eso.

    Chico hoyo hace el que se muere apenas nace.

    Chico pueblo, grande infierno.

    Chiquito, hasta el asno es bonito.

    Chispa pequeña enciende un monte de leña.

Ir a Frases de Amor y Piropos